Galápagos, para tiempos eternos.

giant-163756_640

El uso de combustibles fósiles como el petróleo y el gas ha traído graves consecuencias al medio ambiente en estas islas de Ecuador. Miles de tortugas, tiburones martillo y pepinos de mar desaparecerán. Un proyecto para instalar generadores de energía solar podría salvarlas.

Como biólogo marino, siempre me he fascinado con la teoría de la evolución. Durante mis años universitarios en Holanda me parecía increíble que toda la vida en este planeta, y seguramente en otros, se haya originado en unas simples moléculas y en organismos sumamente sencillos. De allí se desarrollaron los trilobites, los dinosaurios, las aves, los mamuts, las tortugas y los humanos. Pero teoría es teoría y como muchas cosas, escéptico como soy, ¡ver para creer!

En las Islas Galápagos, a 1.000 millas de la costa de Ecuador, entendí rápidamente cómo Darwin pudo desarrollar su teoría de la evolución. La mayoría de los animales y plantas son únicas, pero con una cierta similitud con otras especies de Suramérica. Científicos han visto recientemente que la evolución es algo que está pasando continuamente: las especies se adaptan y cambian al tiempo con el ambiente.

Pero las tortugas gigantes, con sus quizá doscientos años de vida, han visto muchos nuevos visitantes durante los últimos siglos: piratas, balleneros, pescadores, científicos y últimamente turistas. No se dan cuenta de nada; ni siquiera de que estos visitantes no siempre tienen intenciones amigables. Los marineros se los comieron. Los chanchos traídos por ellos se comieron los huevos. Y los chivos traídos por los marineros se comieron la comida de las tortugas.

Los humanos tenemos una increíble capacidad de cambiar el camino evolutivo. Mientras todas las especies influyen en su medio ambiente de manera limitada (piense en la manera en que los osos perezosos o los delfines influyen en el mundo), los humanos tenemos básicamente la posibilidad de hacer o destruirlo todo, de eliminar especies, de cambiar el clima, de cambiar las especies mismas y nos falta poco para moldearlas exactamente como nosotros queremos. No necesitamos esforzarnos mucho más para erradicar algunas subespecies de tortugas de Galápagos, los tiburones martillos o los pepinos de mar (para platos exquisitos en la cocina Asiática).

Una discusión que se abrió en Galápagos recientemente fue la relacionada con la solicitud que hicieron los pescadores artesanales para poder usar palangre; son líneas de cordeles de los que cuelgan a trechos unos ramales con anzuelos, de decenas de kilómetros de largo que no solamente atrapan peces, sino también tortugas, delfines y aves, y que al perderse se convierten en redes fantasmas que flotan durante años en mar abierto. En un país pobre es difícil implementar desarrollo sostenible si se mezclan los intereses ambientales con las industriales y con la política, sobre todo si el sitio no aguanta el más mínimo desarrollo.

Cómo se pueden mantener contentos 900 pescadores artesanales en las islas sin afectar la más preciosa “mina de oro” de Ecuador, que puede rendir “oro” para siempre: el ecosistema de Galápagos. El turismo es la actividad de desarrollo que menos ha afectado estos ecosistemas. Es más, ha mostrado al mundo la importancia de las islas para la humanidad.

Urgente es la necesidad de liberar a las Islas Galápagos de su dependencia de los combustibles fósiles, como el petróleo y la gasolina. Tomando en cuenta esto, es mejor pensar en alternativas sostenibles como la energía solar, que evitará más accidentes con tanqueros que traen el combustible a las islas. Hace poco hubo otro percance, cuando hubo un incendio en un barco que trajo tanques de gas.

Hay esperanza: los combustibles fósiles se terminarán en unos 40 años y ya se inició un proyecto para instalar generadores de energía solar en las islas. El resto depende de la manera en que los gobiernos del mundo facilitan un desarrollo sostenible y justo. Esperamos que millones de años de evolución no hayan sido en vano.

Rik Pennartz

Autor: Correo del Caroní
Fuente: http://www.correodelcaroni.com

Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización del autor

Print Friendly
Comparte...Digg thisEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *